Por fin: Plan Integral de lucha contra la trata.

Por fin: Plan Integral de lucha contra la trata.

La Vicepresidenta De la Vega anuncia que el Gobierno aprobará en las próximas semanas un “Plan Integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual”. El Plan, que se pondrá en marcha a principios de octubre viene siendo un asunto urgente, demandado, necesario.Desconocemos las líneas de actuación de este Plan que tratará de combatir la esclavitud en el siglo XXI. Suponemos que tendrá un enfoque multidisciplinar y que implicará a la sociedad civil para implementar acciones preventivas y de reparación del daño.

En España en 2005, se impusieron tan solo 150 condenas por tráfico de personas; evidentemente irrisorias viendo la multitud de mujeres que son exhibidas y alquiladas por los proxenetas en el territorio español. A Antonio Maria Costa, director de la ONUDD le resulta precocupante no contar con datos fiables relacionados con el problema, aunque se atreve a indicar que “el número de personas traficadas con fines de explotación sexual “alcanza con toda seguridad millones (de personas)”. Por tanto, es evidente que una de las cuestiones que el Plan ha de zanjar es disipar la ignorancia sobre el impacto del problema en España, facilitando datos fiables y haciendo accesible la información sobre el número de víctimas o el de mujeres a las que se proporciona ayuda… detallando de qué tipo y eludiendo de paso los modos oscurantistas y pregoneros del Ayuntamiento de Madrid que apenas ofrece resultados de su cacareado Plan contra la prostitución.

Naciones Unidas ya nos ha indicado que casi todos los países del mundo están afectados por el tráfico de personas y que España es uno de los destinos más comunes de las víctimas,  con este panorama parece evidente, la urgencia de enfrentar este problema. La tarea es ambiciosa, complejísima y puede resultar ineficaz si no se inserta en una política global sobre los flujos migratorios.

Solos/as no podemos, pero es importante no perder de vista todas las estrategias sabiendo que una de las fundamentales sera incluir iniciativas para la reducción de la demanda poniendo el acento en la responsabilidad de los clientes. La otra cuestión fundamental son los derechos de las víctimas.

Katheleen Barry en su trabajo “Exclavitud sexual de la mujer” ya indicaba que  “el tráfico de mujeres, como el de drogas o el mercado negro de bebés, depende de la demanda”. Este es otro caso donde el origen del problema esta identificado…ahora solo es preciso atreverse a decirlo en público.

Leave a Reply