Deifican la familia tradicional

Deifican la familia tradicional

Peggy Drexler, es una psicóloga estadounidense profesora de la Universidad Cornell en Nueva York.  Ha realizado una extensa investigación (10 años se seguimiento) con más de 60 familias. La mitad de esas familias, las componían mujeres solteras que decidieron ser madres  por iniciativa propia. 
Las conclusiones de “Raising Boys Without Men” (Criar niños sin hombres) han puesto en pie de guerra muchos púlpitos: desde los de los grupos religiosos a rigoristas sociales de universidad.
Dada la amenazadora ola neo-conservadora, y fundamentalista que asola los EE.UU, Peggy Drexler, madre de dos hijos -una niña de 12 años y un joven de 26-  y casada desde hace 36 años (¡con el mismo hombre!), se ve obligada a protegerse a través de compañías de seguridad ante las amenazas que han inundado sus correo.

Los integrismos, son excluyentes: no ceden espacio de convivencia para lo que no sea como ellos. Por eso, las amenazas, incluye una “invitación” para que Drexler emigre a Europa (hoy por hoy, territorio-isla de la tolerancia).

Pero ¿Qué ofende tanto a quienes la acusan  de “abominable” y de “odiar a los hombres” o promocionar “la causa gay”?. El hecho es que en EEUU solo el 23% de los hogares lo componen un padre y una madre casados, hay unos ocho millones de mujeres que crían y educan hijos/as ellas solas y se calcula que 100.000 familias tienen dos madres lesbianas.

Lo que llevó a Peggy Drexler a realizar esta investigación, fue analizar si está justificada “la especial preocupación de las madres con niños varones” dada “la percepción de que un niño necesita un hombre en la habitación de la madre para convertirse en hombre”.

  • Drexler dice que su estudio demuestra que tanto “la moralidad y como la masculinidad de un niño se pueden cultivar sin necesidad de que un padre conviva con él”.

  • Drexler dice que los niños de su estudio (criados por madres solteras), poseen, “una mezcla de saludable agresividad y empatía” que no observó en todos los hijos de familias con madre y padre.

  • Drexler, dice que  “lo que cuenta es la calidad de la crianza de los hijos, no el número o el sexo de los padres”.

  • Drexler, dice que “las veces que un padre (madre y/o padre) cena con sus hijos es rmejor indicativo de cómo serán de mayores que el número o sexo de los padres en la mesa”.

  • Drexler, dice que “las madres de su libro tienen la oportunidad de crear un tipo diferente de hombre, hombres fuertes y sensibles capaces de entender que las emociones son normales y valiosas”.

  • Drexler, dice que “los hombres son muy importantes para los niños (…) pero lo que no encuentran en casa pueden descubrirlo en la sociedad a su alrededor”.

  • Drexler, dice Hay un montón de modelos, buenos y malos, en la escuela, en las áreas de juego, en los libros y en la televisión que un niño puede descubrir. Ninguna familia puede ofrecer todos los modelos.

Aun así, Drexler previene y hace notar que las protagonistas de “Criar niños sin hombres” son mujeres educadas, de ingresos estables, mayores que la media de madres e informadas sobre cómo criar a un pequeño. 

Comments

1 Recent Comments

  • Rosa

    Y muchas madres que viven con esposos al lado (es un decir) acaban criando ellas solas a sus hijos pues “papá siempre está trabajando” ¿Para cuando un estudio semejante en España? Quizás nos sorprenderíamos de los resultados

Leave a Reply