La ruina del rico.

La ruina del rico.

Cada vez que Gallardón autoriza una obra, por menor que sea, toda la sombra y la energía verde de la zona desaparece defenestrada como consecuencia de talas incontroladas por parte de las empresas que, lejos de cumplir la normativa barren todo “obstáculo” a golpe de acero de dientes agudos y triscados. Talas indiscriminadas y descontroladas, sin licencias y sin recato. Es el estilo del gobierno Gallardón. Esta es práctica habitual en Madrid, una ciudad que poco a poco desfallece ante el menoscabo permanente de su patrimonio verde.

Hay más daños y mermas patrimoniales en esta ciudad. Las arcas municipales también agonizan -como los árboles- bajo la despilfarradora gestión de un alcalde que ha consumido “nuestra hacienda” sin medida ni razón.

Al margen de las deudas millonarias de la M-30, su ineficacia en la gestión ha supuesto 2.500 millones de euros gastados en sobrecostes permanentes. 
Gallardón ha hundido las arcas municipales:  de los 1.366 millones de deuda en el año 2002 las ha llevado a  los 6.301 millones de euros en marzo de 2008. (Para quien se maneje con la antigua moneda: 1.048.398.186.000 pta.)

Decía Thomas Carlyle (1795-1881), historiador y ensayista escocés, que sólo hay dos maneras para pagar las deudas: esforzarse para aumentar los ingresos, o esforzarse para disminuir los gastos.
¿ Será por eso, que los servicios de atención a las personas desfallecen como los árboles, y están  sometidos a poda y menguando como las sombras en la ciudad de Madrid ?

Aquí se malgasta y mal gestiona desmesuradamente. Pero aún así, Gallardón, está tranquilo ya que es más desmedido como tahúr informativo que en el gasto. El piensa, que ya burlara la realidad hasta que abandone la alcaldía y podamos conocer con exactitud hasta donde llegan los estragos económicos de sus gobiernos.  Algunos, intentaremos prevenir e informar saltando los escandalosos silencios informativos que encubren las realidades de la gestión de Gallardón en la ciudad de Madrid.

Yo tengo esperanzas, ya que la esperanza se basa en certidumbres más que en dogmas y por tanto es patrimonio también de los no creyentes. Además, los no creyentes no sólo hemos leído la Biblia, también leemos sobre la historia de la Iglesia. Por eso, cabe citar  para explicar el hundimiento económico del Ayuntamiento de Madrid a Fermín de Alcaraz un misionero y obispo español nacido en 1774. Decía  Fermín de Alcaraz  que hay en el diccionario tres palabras que causan la ruina del rico, y tres que causan el bienestar del pobre; son las primeras: lujo, ambición y soberanía; las segundas: trabajo, honradez y economía. ¿Se necesitan más detalles?

Leave a Reply