(salvo los talibanes) hace mucho que la honestidad y la decencia de las mujeres no se mide por el largo de sus faldas