¡Gracias a Alicia Miyares… por traernos a la memoria lo mantenido y defendido por cada una.

¡Gracias a Alicia Miyares… por traernos a la memoria lo mantenido y defendido por cada una.

He pasado por Facebook para ver los comentarios a un articulo vinculado por Alicia Miyares (http://elpais.com/diario/2006/03/18/opinion/1142636413_850215.html)  y me voy muy preocupada.

 

Muchas llaman a Alicia ¡¡¡VALIENTE!!! por haber recuperado en la hemeroteca un artículo publicado en ELPAIS donde la candidata de Ahora Madrid, la señora Carmena, firma lo siguiente:

 

“contemplamos con preocupación las posiciones del Instituto de la Mujer sobre la prostitución, a la que considera una actividad indigna y degradante. Estas ideas, en línea con el feminismo puritano de reforma moral de fines del XIX, brindan una excusa para mantener las pésimas condiciones en las que las prostitutas ejercen su trabajo”.

 

Para Carmena como firmante de aquel escrito, rescatado del olvido por Alicia, hay un feminismo bueno y otro malo. Del texto se colige que el feminismo malo es el de aquellas que defendimos la Ley de violencia porque según las firmantes del texto:

 

“Nosotras no deseamos un feminismo revanchista y vengativo, deseamos simplemente relaciones en igualdad, respetuosas, saludables, felices, en la medida en que ello sea posible, relaciones de calidad entre mujeres y hombres”

 

 

Este es un comentario indigno contra  quienes promovieron el castigo para los delincuentes de género y las medidas de prevención, protección y reparación  de la Ley 1/2004.

¿Acaso alguien piensa que exigir castigo a los culpables  y reparación a las víctimas es  “tener algún asunto pendiente con el conjunto de los varones”?  Ni Toni Canto fue tan burdo… ¡o si!

 

Lo alarmante es que quienes legítimamente apoyan electoralmente a Carmena se hayan sentido tan molestas. Sera mujer, como lo es Esperanza Aguirre y muchas otras. Nadie duda de que es una mujer progresista en algunos asuntos, Pero muchas feministas tenemos la legitima inquietud, fundada en contratadas declaraciones, de que sus posiciones en materia de custodia compartida impuesta, tratamiento de la violencia de género y su aspiración de regular prácticas abusivas contra las mujeres como es dar legalidad a que se pueda  “acceder por precio al cuerpo de las mujeres” nos alejan de esa candidata.

 

Que Alicia Miyares sea jaleada como ¡valiente!  por atreverse a recordar esas posiciones políticas de una candidata, es inquietante:  ¿Que debe temer?  ¿Qué amenazas se ciernen sobre ella? ¿Quién enseña las uñas contra Alicia? ¿Quién le pasará factura y exactamente por qué? ¿Qué tiene de valeroso, osado, audaz y atrevido, recordar las posiciones políticas mantenidas por alguien que compite electoralmente? ¿Porque se le insinúan intenciones aviesas a quien tira de hemeroteca, en vez de afear a quien firma indignidades intelectuales contra quienes han peleado en este país por defender la vida de las mujeres?La cuestión, es que quienes piensan que Alicia Miyares ha sido valiente, quizás solo estén, manifestando un temor a la represalia, el linchamiento,  y el ataque  a la reputación personal de Alicia.

 

La autoridad de Alicia Miyares en materia de feminismo, es incuestionable, su compromiso intelectual y activista a favor de la igualdad incontestable y como referente feminista tiene la obligación de compartir con todas nosotras sus reflexiones e inquietudes respecto de las posiciones que en un proceso electoral, tienen las candidatas.

 

Aquí y allí, Alicia siempre ha antepuesto sus convicciones feministas a estrategias  partidarias. Que otras no lo hagan solo remarca su altura.

 

¡Gracias a Alicia… por traernos a la memoria lo mantenido y defendido por cada una.

Leave a Reply