Un icono contra la discriminación

Un icono contra la discriminación

Zerolo era socialista, luchador, amigo, compañero, incansable, activista, tenía el porte del hombre digno que se sabe libre, unas profundas convicciones, capacidad pedagógica, carisma y un torrente de emoción discursiva que seducía porque en sus intervenciones se percibía su pasión por la igualdad, la libertad y la solidaridad, los valores básicos del socialismo.

Zerolo era un ciudadano que quiso ser titular de los derechos y deberes propios de una ciudadanía que se nos resistía a muchos y muchas.

Un apasionado de la Res pública que buscó a los otros para implicarles en sus pasiones, que supo aunar esfuerzos, que ganó para todos/as espacios de libertad y lo hizo con entusiasmo y poderosas razones dirigiéndose siempre al corazón y a la inteligencia de la gente.

Zerolo es el exponente icónico de una victoria en la lucha contra la discriminación, conseguida con convicciones, pasión e inteligencia.
También recibió el veneno del odio de aquellos que creen que el insulto y el desprecio pueden mermar las convicciones. Para ellos Zerolo tuvo mensajes de pedagogía: “En su modelo de sociedad no quepo yo, en el mío si cabe usted”.

Zerolo peleó buscando para todos/as el respeto y la dignidad que solo nos otorga sabernos personas con derechos, libres.

En mi casa se le ha llorado, lo echaremos en falta cada vez que vemos un arcoiris en el horizonte… ese horizonte que hizo para nosotras más amplio, más humano y más hermoso.

Leave a Reply