La Iglesia Católica por aquí…

La Iglesia Católica por aquí…

La Red Progresista es una Red que se constituye en un punto de encuentro de bloggers e internautas de tendencia progresista y de izquierdas.

  1. Por otro lado -como todo el mundo sabe- en España, la iglesia Católica es dueña de una cadena da radio (Cadena COPE) que se ha convertido en la caverna de ultras, agitadores y ultramontanos.

Para quien lea esto desde otro lugar del mundo, debe saber, que el portal de la Red Progresista tiene interés para conocer las barbaridades que transmite la jerarquía católica en España desde su emisora de radio y que tienen por objeto azuzar, hostigar y enardecer los ànimos contra el actual gobierno del socialista Rodríguez Zapatero.

La Iglesia Católica por aquí, entre otras cosas, anda en esto. Mientras, en Naciones Unidas acosa abiertamente a las defensoras de la igualdad de género y en América Latina establece alianzas indecorosas con los poderosos, a la vez que arremete contra los derechos de las mujeres en Nicaragua (por ejemplo). En uno y otro sitio sirven los mismos intereses… y no son los de Jesucristo.

Madrid se manifiesta: ¿Quien no vendrá?

CCOO , UGT y la Federación Nacional de Asociaciones Ecuatorianas de España, convocan manifestación en Madrid. Vamos a manifestarnos dsde la ciudad golpeada por el terrorismo con un atentado que ha roto dos vidas y millones de esperanzas: la esperanza de la paz.

Cuando son comprensibles los desprecios, es palpable el dolor, y patente la indignación provocada por el atentado terrorista, es cuando es preciso tener seneridad, entereza y temple democrático.

Por eso, frente a utilizaciones desleales tambien hay que rechazar la instrumentación política del dolor. La manifestación de Madrid quiere reiterar “el apoyo a las instituciones democráticas”. Vamos pues el 13 de enero a una movilización unitaria de toda la sociedad madrileña.

¿Quien no vendrá?¿Quien se quiere quedar fuera del apoyo a la democracia? ¿Quien no está por la Paz? ¿Quien no está contra el Terrorismo?.

Cómputos incompletos. Realidades desdeñadas

Hace años, las organizaciones de  mujeres se vieron obligadas a realizar el cómputo trágico de mujeres muertas como consecuencia de la violencia por género.
Antes de 2002 -año en que el Ministerio del Interior modificó sus criterios estadísticos- en España se reconocían oficialmente un media de 40 asesinatos de mujeres, frente a los registros de las organizaciones que elevaban esa media a 70 casos anuales.
Poner en evidencia la minimización estadística que las autoridades hacían de esta cuestión era una manera de poner en entredicho los aspectos conceptuales, ya que la enorme diferencia en los registros atendía a diferentes criterios en la recogida de datos. Aún hoy, la diferencia persiste.

Las organizaciones de mujeres computan a todas las víctimas de esta violencia mientras que los datos oficiales insisten en referirse exclusivamente a las mujeres que mantenian vinculo afectivo con el victimario. Esto lleva a que casos como el de la niña de 7 años degollada por el compañero sentimental de su madre en Ceuta este mismo año, quede fuera de la estadística.  En Vigo, este año, murió una anciana al incendiar el marido de su hija la vivienda que compartían. La destinataria de la violencia también en este caso estaba clara. En Zaragoza un militar mató a su ex novia y a la hija de esta . La niña no está en el censo mediático.

Solo en 2004, veinte casos con estos perfiles quedaron fuera de la estadística oficial.
¿Se imaginan ustedes que en un atentado terrorista, un político fuese asesinado en compañía de sus escoltas y que el Ministerio del Interior  y los medios de comunicación solo contabilizasen al que podría entenderse como “principal objetivo del atentado”, dejando fuera en el procesamiento de datos a los escoltas?.  ¿Por qué las autoridades y la prensa desdeñan para la estadística un número tan importante de personas a las que quitó su vida el más brutal de los machismos?.

¿Por qué, las instancias gubernamentales competentes no ponen fin al baile de cifras -y de una vez por todas- unifican criterios, aseguran la imparcialidad, garantizan la fiabilidad y en general muestran una información acorde con la realidad?.

Hannah Arendt, Victoria Sau y las mujeres coartada


La autoridad de una mujer, cuando tiene dimensión política, actúa como refuerzo de la autoridad del conjunto de las mujeres. Sin embargo, sin componente político se constituye el grupo de las denominadas por Victoria Sau como “mujeres coartada”.

Este término es utilizado por primera vez por Hannah Arendt, judía laica, intelectual adelantada a su tiempo de quien conmemoramos 100 años de su nacimiento.

Según relata Gloria M. Comesaña Santaelices en su “Lectura feminista de algunos textos de Hannah Arendt”; Hannah, utilizó la expresión Mujer-Alibí o Mujer-Coartada cuando en 1953 fue invitada a la Universidad de Princenton a dictar seminarios Christian Gauss: “Era la primera mujer a la cual se le confería ese honor, cosa que muchos colegas le hicieron notar con satisfacción. Sin embargo, ella, lejos de sentirse halagada, respondió muy críticamente, incomodada de jugar el rol de “femme alibi”.

Arendt hacia un paralelismo con la expresión “judio alibi” o “judío de excepción” que definía a aquellos que creen en su propia calidad de elegidos, sin creer que esa excepcionalidad en realidad depende de “el que escoge y rechaza”.

Merece la pena que nos fijemos en la definición que Victoria Sau concreta en su Diccionario Ideologico Feminista:

“la Mujer-Alibí o Mujer-Coartada. Es el tipo de mujer que, por circuns­tancias diversas, se abre camino en áreas profesionales o políticas tradi­cionalmente reservadas a los hombres, y que al hacer el análisis de una insólita situación atribuye su éxito a la ayuda y cooperación recibida de aquéllos, pasando por tanto a defender la tesis de que las mujeres que no llegan a sus mismas cotas de éxito si no lo hacen es por culpa de ellas mismas (son cómodas, incapaces, no tienen voluntad, etc.), pero no por­que los hombres les pongan trabas. Para el hombre la mujer-Alibi es la coartada por medio de la cual se disimula el sexismo masculino en la sociedad. Se tolera el ascenso de una determinada cantidad de mujeres-Alibi, incluso se las mima y prote­ge sin que ellas vean en esto paternalismo, utilizándolas de pantalla para que no se perciban de los obstáculos y dificultades impuestos, en cam­bio, a la mayoría. Sau indica que en la antigüedad, esta figura de la coartada era un pacto al que llegaba el esclavo con su amo de cara a su liberación individual.”

En nuestro tiempo, se construye un modelo de autoridad que se relaciona cada vez más con el concepto de persona o grupo facilitador; personas o grupos que actúan como nodo, autoridad articulada como espacio en el que confluyen quienes compartimos los mismos objetivos para interrelacionarnos y conformar estructuras sociales y póliticas en red.

La autoridad compartida es crédito compartido y peso distribuido. En el caso de las póliticas de género es la única manera de no caer en engaños y garantizar la estabilización de los avances, afianzando posiciones de poder, no para algunas, sino para el conjunto de las mujeres. Sin alibís.

El PP ¿no se entera?: Somos profesionales solventes e imparciales

Mª Emilia Casas es la primera mujer que accede en España a la Presidencia del Tribunal Constitucional. El PP ha presentado una recusación para evitar que la presidenta del TC intervenga en la decisión del alto tribunal sobre el recurso presentado por ellos contra el Estatut Catalan, porque su esposo, el profesor Jesús Leguina Villa, formó parte del equipo que elaboró, por encargo de la Generalitat, un dictamen que sirvió de base para redactar el Estatuto de Cataluña.
Dar por hecho que su marido ejerce influencia en sus criterios profesionales es un acto de sexismo decimonónico. También, sobre esos mismos argumentos, se armó el discurso parlamentario que fue utilizado hace 75 años para negarnos el voto a las mujeres en España.
Aunque la derecha española no se lo crea (solo tienen fe en el misterio de la Santísima Trinidad pero no en la Igualdad), en este país las mujeres profesionales tenemos capacidad y responsabilidad. Nosotras, tomamos decisiones desde la libertad y la solvencia técnica, y no porque nos den instrucciones nuestros maridos, acompañantes o novios.
Por supuesto, esta recusación atiende a la política del Partido Popular de obstaculizar la labor de las instituciones (no solo la del Gobierno). Hacerlo con un argumento sexista es doblemente bochornoso.
Como siempre, cabe la toma de conciencia y la consecuente contrición, sería conveniente que el PP retire su recusación vergonzante.

Iglesias reaccionarias&Varones integristas

El Consejo de Europa  hace públicos datos escalofriantes y dramáticos: un 25% de las mujeres europeas ha sufrido malos tratos una vez en su vida y un 10% ha sido víctima de agresiones sexuales.
Dicho de otro modo: en los 25 países de la Unión, ciento catorce millones, quinientas mil mujeres (114.500.000) ha estado expuesta a violencia, por parte de su pareja, al menos una vez en su vida y casi cuarenta y seis millones (45.800.000)  ha sido agredida sexualmente. Este último dato significa que en Europa hay más agredidas sexualmente que habitantes tiene España.
Los datos apenas han tenido un párrafo en las  noticias que referían la puesta en marcha  de una campaña contra la violencia en toda Europa.  Un rápido apunte para la voracidad informativa de los medios de comunicación, pero da pavor.
El pavor de las mujeres no hace temblar las estructuras de los Estados, ni inquieta la conciencia de los moralistas religiosos,  ni otros usías que llevan señorío solo en el apellido, ya que en todo lo demás solo rezuman desprecio reaccionario. El pavor de las mujeres es garantía de que todo sigue controlado.
Por eso, es importante que seamos consciente de quien mueve los hilos. No podemos pasar de puntillas sobre hechos como que en Argentina la Iglesia Católica en un acto intolerable de ingerencia trate de presionar al Estado para evitar que ratifique el Protocolo CEDAW.

¿Por qué la Iglesia ataca inmisericordemente al Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW)?.

Sencilla respuesta:  porque la Iglesia, no comulga con las políticas públicas a favor de la Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Por supuesto, apoya la igualdad declarativamente, como es corrección política, pero evita por todos los medios que existan organismos y estrategias públicas para eliminar los obstáculos que impiden que esa igualdad sea real.

Lo de Argentina no es nuevo, ni será el último intento, está en el marco de los ataques sin piedad (y sin compasión) hacia los principios y organismos que trabajan para que las mujeres tengan opciones.
Los integristas religiosos que dirigen hoy los pensamientos oficiales de las Iglesias no quieren derechos para las mujeres… al menos no aquel que nos permita decir ¡NO! a los modelos que  pretenden imponernos.
No tengáis ninguna duda de que los ciento sesenta millones de europeas agredidas son víctimas tanto de los ejecutores como de los que estimulan, instigan, avivan y espolean  para imponer espacios, conductas y roles diferenciados para hombres y mujeres.

Insuficiente

La conquista de un derecho es insuficiente si no va acompañado de acciones y medidas para la eliminación de los obstáculos que impiden ejercerlo.

Es esencial en la estrategia hacer visible las dinámicas que dificultan el acceso a la coparticipación de los bienes, la distribución de beneficios o el reparto de responsabilidades no solo dentro de las familias, sino de los partidos políticos y otras estructuras de toma de decisiones como las empresas. ¡Pues eso!

NOSOTRAS hemos suprimido el victimismo (I)

precisionHay algunos libros que tienen que ver muy concretamente con la exactitud de la palabra. En ese marco quería referir, no un relato, ni un compendio poético, sino un repertorio ordenado de vocablos, con sus correspondientes definiciones o explicaciones. Es decir: un diccionario. Un diccionario publicado por Icaria La mirada Esférica una editorial especializada en el área de ciencias sociales y ensayo.El libro-herramienta que quiero presentaros tiene dos volúmenes y no es un diccionario que define sino un diccionario que redefine. No es un diccionario amplio, es un diccionario intenso, que recoge los términos redelineados, que son fundamentales para comprender como se ha construido esta sociedad androcéntrica.

Solo incluyen 76 voces en el primer volumen y 24 en el segundo. Su autora es Victoria Sau. Nacida en Barcelona en 1930. Profesora de Psicología Diferencial en la Universidad de Barcelona, esta licenciada en Psicología y en Historia Contemporánea.

Victoria Sau es consciente de que con su “Diccionario Ideológico Feminista” hace el avance de una tarea complejísima. Escribe su diccionario para informar y para facilitar una herramienta de trabajo. Desde este significado, el de herramienta de trabajo, es donde yo he ido haciendo míos, en el tiempo, estos dos volúmenes. Porque un libro querido, es un libro manido, muy usado. Se desgasta, le quedan “marcas de uso”, termina abriéndose por donde más tiempo pasaste, a pesar de que siempre asoma alguna página guarecida, pendiente de releer.

El “Diccionario Ideológico Feminista”, sirve para conocer el por qué de los deberes impuestos a las mujeres, y desde esa toma de conciencia te abre todo un mundo de derechos que reclamar.
Redefine conceptos, porque escudriña las significaciones. Por ejemplo: si el diccionario de la real academia de la lengua española (minúscula) describe escuetamente al “ama de casa” como la “mujer que se ocupa de las tareas de su casa”, el “Diccionario Ideológico Feminista”, le dedica tres páginas completas para precisar cuestiones tan importantes como las tareas concretas a las que las mujeres han sido relegadas y las consecuencias sociales, psicologicas o económicas de ese trabajo. Matiza, eso sí, características diferenciales respecto al trabajo masculino que quedan invisibilizadas en el diccionario oficial, como el hecho de que el trabajo del ama de casa, es gratuito y sin reglamentación horaria.

Pero la mujer no queda defina solo por ese simple vocablo, sino por las funciones y papeles que han jugado y juegan el conjunto de las mujeres. Históricamente, la mujer ha sido defina por el varón, fuesen médicos, padres, psicólogos, políticos, místicos, sacerdotes, o poetas. Y las mujeres nos hemos ido adaptando a esas definiciones que ellos han ido construyendo, más por su deseo, que por el amor, dos conceptos que el diccionario ideológico afronta para abrirnos perspectivas inteligentes en vez de afanes engañosos.

El mundo económico y social, lo íntimo y lo público, lo personal y lo político puede definirse a través de términos como: Diosa, Dote, Aborto, Adulterio, Escisión, Afectividad, Eva, Desfloración, Agresividad, Familia, Alcahueta, Fecundidad-Fertilidad, Ama de Casa, Feminismo, Género, Anticonceptivos, Concubina, Hija, Cinturón de castidad, Hombre, Derecho de pernada, Burguesa, Celibato, Incesto, Bruja, Lilita, Hijo, Dios, Barragana, Clase, Ley Sálica, Comadrona, Androcentrismo, Amor, Harén, Infibulación, Kinder, Kirche, Küchen, Joder, Aristocracia, Clitoridectomía, Amazona…

Con este libro, en general he aprendido que ciertamente, la definición insuficiente siempre tiene mala fe. Los significados de estas voces a través de un diccionario que repasa textos, historia y evolución de los significados, que utiliza y se sirve de la psicología, la economía, la historia, la biología o la mitología para ayudarse en la definición de cada palabra, ayuda a comprender y mirar otros ángulos de los que la realidad esta necesitada para dejar de ser plana, estrecha, insuficiente, pobre.

El “Diccionario Ideológico Feminista”, en realidad da claves para transformar el mundo y la vida de las gentes. Hay figuras de la mitología, mujeres de la mitología que ayudan a comprender esos procesos, no solo los del feminismo, sino los de cada una de nosotras. Por ejemplo, para Victoria Sau el feminismo, es la culminación de un proceso de tres fases:

  • El victimismo, que se limita a deplorar el sometimiento y la explotación, representado por la figura de Casandra;
  • La denuncia de los abusos de poder y de las leyes que los permiten, encarnada por Antígona;
  • La actuación, el momento de Lisístrata, en que las mujeres deciden transformar el ámbito socio-cultural, político y económico.

En su libro La educación de la Mujer decía Concepción Arenal: “Confesemos -humilde y razonablemente- que todo lo que decimos todos respecto a la mujer debe tomarse, hasta cierto punto, a beneficio de inventario, es decir, a rectificar por el tiempo; porque, después de lo que han hecho los hombres con sus costumbres, sus leyes, sus tiranías, sus debilidades, sus contradicciones, sus infamias y sus idolatrías, ¿quién sabe lo que es la mujer, ni menos lo que será?!

Ocho páginas precisa Victoria Sau para aportar la información básica sobre el vocablo mujer, sin embargo, solo en dos líneas nos emplaza en el nuevo papel que estamos jugando:

“La mujer hoy puede definirse como un colectivo que lucha, que camina hacia su transformación y la de la sociedad”.

Es decir, tenemos muchas fases superadas y NOSOTRAS estamos en las filas de Lisístrata.

Suicidios, mujeres maltratadas, respuestas.

Hasta ahora, tan solo el Congreso de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias, celebrado en 2001 había aportado algún dato al respecto. Según sus experiencias, el 12% de las mujeres maltratadas piensa alguna vez en el suicidio, y la mitad de ellas (6%) llega a intentarlo en alguna ocasión.

En los próximos días, la Federación de Mujeres Progresistas presentará en Madrid un trabajo novedoso que apunta nuevas línea de investigación. Es el primer estudio que se realiza en España sobre el suicidio como otra de las consecuencia de la violencia de género.

Aún no he tenido acceso al libro pero la cadena SER, adelantó datos inquietantes sobre la angustia y el desánimo que produce la violencia soterrada y sistemática contra las mujeres.
A la espera de la presentación del trabajo de Mujeres Progresistas que, aportará no solo más datos, sino más reflexión sobre el problema, cabe recordar que, los motivos para el suicidio suelen incluir:

  1. el deseo de rendirse ante lo que es percibido como insalvable
  2. el deseo de acabar con un estado que se percibe como interminable y
  3. la auto-estima en los niveles ínfimos

Hay además, miles de mujeres que recurren al suicidio psicológico: se rinden.

La tarea está clara, es preciso reparar el daño invirtiendo estas sensaciones. Quizás el problema es que no es mera sensación y entonces, el trabajo psicológico debe acompañarse de apoyos que hagan reales la modificación de la “circunstancias-obstáculo” en la vida de las mujeres.
Irremediablemente, esto lleva siempre al trabajo en equipo, un trabajo que básicamente tiene como misión romper con el aislamiento, procediendo al reforzamiento de vínculos sociales; un trabajo para contrarrestar la pérdida de autoestima; un trabajo que ha de corregir la carencia de recursos con ayudas concretas y no asistenciales que eviten la dependencia institucional; un trabajo que ha de garantizar la seguridad que permita contrarrestar el miedo real y justificado de las mujeres.

Como veréis la intervención reclama respuestas integrales que deben para que sean eficaces, desarrollarse coordinada y simultáneamente. A estas alturas, yo echo en falta la coordinación y la sincronía.

La carta

En cierta ocasión, un exaltado trató de insultarme llamándome ¡divorciada!.

He de reconocerle que es lo más gracioso con lo que me han adjetivado. Pero leyendo la carta que el periodista Pablo Ordaz ha incluido en su reportaje “El círculo del miedo”  he reforzado la conciencia de que la existencia de la mujer divorciada inquieta mucho a los maltratadores.

Las divorciadas, en general, se convierten en mujeres que pretenden relaciones de igualdad y son ejemplo vivo de que, a pesar de que la mayoría son relegadas a la precariedad, salen de “una circunstancia” y se superan, vuelven a gustarse y reconquistan espacios, comienzan otra vez y viven. Aquellos, que en el rosario de insultos incapacitantes, le dicen sistemáticamente a la víctima aquello de “pero…¿tú, dónde vas a ir?” entienden, con razón, que las “separadas” son en su entender mal ejemplo para sus aprisionadas parejas.

Como indica la “carta del asesino desde la prisión” incluida en el reportaje de Pablo Ordaz, “el otro peligro” viene de los grupos que pueden prestarle apoyo, entre quienes destacan las asociaciones de mujeres.

La carta recoge en un texto breve, todo un tratado del pensamiento del varón controlador y peligroso. Lo grave es, que cuando dice: “Yo pienso que se juntaría con dos o tres separadas o se metería en alguna asociación de mujeres y le comieron la cabeza”, está expresando la misma corriente ideológica que muchos intelectuales de la vetusta derecha. Es la misma doctrina que guía los principios integrista del autor de la Carta a los obispos de la iglesia católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la iglesia y el mundo, y otros integristas aliados en “El Eje del Sexismo Militante”.

Os aconsejo que utilicéis la carta para trabajar con grupos. Leedla detenidamente, usadla. Felicitémonos de que haya periodistas capaces de captar la importancia de tan concentrado mensaje. ¡Todo un tratado!.