¿Tú eres feminista?

¿Tú eres feminista?

 

Que la equiparación de derechos entre hombres y mujeres se va produciendo es un hecho.
Sin embargo, este lento transcurso hacia la igualdad encuentra resistencias de los diferentes fundamentalismos que condicionan el valor y los derechos de las mujeres a que sean “madre-esposa” y asuman los papeles que la ideología sexista asocia a la biología.

Adrienne Rich identificaba como objetivos a combatir algunas de las medidas coercitivas que el patriarcado utiliza para imponer privilegios y que iban desde las costumbres ancestrales -poco cuestionadas y  modificables por las leyes-  a la utilización androcéntrica del lenguaje, las legislaciones discriminatorias, la limitación del acceso a  los bienes o la institucionalización de un exclusivo modelo de sexualidad  heterosexista…etc. Que la mayoria de los presupuestos básicos del feminismo están perfectamente enfocados y han contribuido a la identificación de los obstaculos es evidente: “relinchan luego cabalgamos”.

Los avances se producen a pesar de toda la maquinaria que trata de refrenar las aspiraciones de igualdad de derechos y se producen como resultado de una toma de conciencia activa por parte de millones de mujeres y ciertamente de algunos varones. Sin embargo, nos hallamos ante la segunda ola de la reacción antifeminista. Una reacción más virulenta si cabe ya que se atacan avances ciertos y no reivindicaciones abstractas.

Pero no nos confundamos, el fundamentalismo peligroso no se halla solo en quien abiertamente y de una manera transparente muestra su actitud discriminatoria. El problema está en un sexismo más opaco que restringe los derechos al igualitarismo normativo; el problema es el sexismo que pone obstáculos al pleno ejercicio de derechos y aquel que pretende “dejar que actúe el tiempo”, pero oponiéndose a la intervención política que corrija la desigualdad.
La diferencia entre declararse “a favor de la igualdad” y ser feminista, es que, nosotras las feministas, actuamos para hacerla posible. ¿Tú, dónde te colocas?

Deifican la familia tradicional

Peggy Drexler, es una psicóloga estadounidense profesora de la Universidad Cornell en Nueva York.  Ha realizado una extensa investigación (10 años se seguimiento) con más de 60 familias. La mitad de esas familias, las componían mujeres solteras que decidieron ser madres  por iniciativa propia. 
Las conclusiones de “Raising Boys Without Men” (Criar niños sin hombres) han puesto en pie de guerra muchos púlpitos: desde los de los grupos religiosos a rigoristas sociales de universidad.
Dada la amenazadora ola neo-conservadora, y fundamentalista que asola los EE.UU, Peggy Drexler, madre de dos hijos -una niña de 12 años y un joven de 26-  y casada desde hace 36 años (¡con el mismo hombre!), se ve obligada a protegerse a través de compañías de seguridad ante las amenazas que han inundado sus correo.

Los integrismos, son excluyentes: no ceden espacio de convivencia para lo que no sea como ellos. Por eso, las amenazas, incluye una “invitación” para que Drexler emigre a Europa (hoy por hoy, territorio-isla de la tolerancia).

Pero ¿Qué ofende tanto a quienes la acusan  de “abominable” y de “odiar a los hombres” o promocionar “la causa gay”?. El hecho es que en EEUU solo el 23% de los hogares lo componen un padre y una madre casados, hay unos ocho millones de mujeres que crían y educan hijos/as ellas solas y se calcula que 100.000 familias tienen dos madres lesbianas.

Lo que llevó a Peggy Drexler a realizar esta investigación, fue analizar si está justificada “la especial preocupación de las madres con niños varones” dada “la percepción de que un niño necesita un hombre en la habitación de la madre para convertirse en hombre”.

  • Drexler dice que su estudio demuestra que tanto “la moralidad y como la masculinidad de un niño se pueden cultivar sin necesidad de que un padre conviva con él”.

  • Drexler dice que los niños de su estudio (criados por madres solteras), poseen, “una mezcla de saludable agresividad y empatía” que no observó en todos los hijos de familias con madre y padre.

  • Drexler, dice que  “lo que cuenta es la calidad de la crianza de los hijos, no el número o el sexo de los padres”.

  • Drexler, dice que “las veces que un padre (madre y/o padre) cena con sus hijos es rmejor indicativo de cómo serán de mayores que el número o sexo de los padres en la mesa”.

  • Drexler, dice que “las madres de su libro tienen la oportunidad de crear un tipo diferente de hombre, hombres fuertes y sensibles capaces de entender que las emociones son normales y valiosas”.

  • Drexler, dice que “los hombres son muy importantes para los niños (…) pero lo que no encuentran en casa pueden descubrirlo en la sociedad a su alrededor”.

  • Drexler, dice Hay un montón de modelos, buenos y malos, en la escuela, en las áreas de juego, en los libros y en la televisión que un niño puede descubrir. Ninguna familia puede ofrecer todos los modelos.

Aun así, Drexler previene y hace notar que las protagonistas de “Criar niños sin hombres” son mujeres educadas, de ingresos estables, mayores que la media de madres e informadas sobre cómo criar a un pequeño. 

Algunos hombres que maltratan y algunos jueces(zas) que rematan

Quienes frecuentaron las concentraciones que durante años convocaron las organizaciones de mujeres españolas, para reclamar instrumentos eficaces contra los malos tratos, conocen esta consigna, esta aclamación.

Sabíamos en aquel momento y certificamos ahora, que las medidas judiciales por sí solas no son la solución a este problema, por eso, insistimos para que la norma recogiese medidas preventivas y sobre todo, tratamos ya entonces, de hacer entender que poner en manos de jueces, psicólogos y perítos sin especialización y formación específica, la evaluación de situaciones tan complejas era una bomba de relojería.

Ya tenemos los juzgados llenos de despropósitos. Jueces y juezas rematadores, cacheteros.

Los tenemos en Asturias, en Guadalajara, en Talavera de la Reina. ¡Hay están!, acogiéndose a síndromes que no aparecen reconocidos como tales en el DSM-IV, pero que generan entusiasmo entre los equipos psicosociales, siempre dispuestos a dejarse seducir por los “simpáticos maltratadores” y ávidos de argumentos que les certifiquen las “malas intenciones de las mujeres separadas”. El caso del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Talavera es desmedido, porque atenta contra el sentido común y huele a represalia.

Los hechos son los siguientes:

  • María Retana y Miguel Angel J., de 31 y 34 años, están separados desde enero de 2005.
  • Ella ha presentado varias denuncias por malos tratos contra su ex marido.
  • En enero de este año se dictó una orden de alejamiento
  • La jueza revoca la orden para facilitar que el “alejado” pase fines de semana y la mitad de las vacaciones con el hijo de 4 años.
  • El niño se negó a irse con el padre en el punto de encuentro familiar..

Entonces… ¡entra en acción la jueza! y ordena a la madre que lo lleve personalmente a los Juzgados -yo me pregunto, ¿por qué personalmente?- para que el padre lo recoja allí. La jueza, advierte a la madre, de que enviará a la policía a su casa “para llevarselo al padre”, si incumple la “advertencia”.

María Retana, cumplió la orden judicial y llevó a su hijo. Alli, la jueza la conmina a convencer al niño para que se vaya con su padre. Después la acusa de no haber mediado para que el niño se marchara con Miguel Angel J. (convicto por maltrato) y de haber “obstaculizado” la salida del vehículo del padre a traves de la convocatoria a periodistas que se congregaron ante el Palacio de Justicia.

Como traca final y por estos motivos la jueza le ha abierto diligencias penales por desobediencia.

¿Puede una jueza abrir diligencias a una persona porque, aun acatando sus resoluciones, exprese su desacuerdo a través de la prensa?. Esta jueza, que acusa a la madre de haber influido sobre el pequeño para ponerle en contra de su padre ¡¿qué pretende?!… ¿que María Retana oculte a su hijo su historia de vida?. Como hipótesis, es más posible que ese niño esté ya impregnado de la turbación del maltrato, y sea su propio padre quien más haya contribuido a destruir la relación y fomentar ese rechazo que le ha manifestado.

Lo de Talavera es peligrosísimo, no solo denota un temperamento tiránico, además, pone en evidencia una justicia ignorante. Desgraciadamente, conocemos demasiadas resoluciones de este tipo que solo sirven para establecer el cordón umbilical que permite reanudar la violencia en forma de chantaje, extorsión a través de los menores, coacciones emocionales y justificación para acercamientos fatales.

Algunas juezas/es, fiscales/as que conozco se reciclan, y reconocen que se han acercado a esta problemática de la violencia contra las mujeres, desconociendo la mecánica de estas dominaciones. Se les ve interesados en conocer las características específicas, las claves recónditas, las apariencias engañosas y han iniciado un proceso formativo que les está permitiendo comprender las claves de la manipulación perversa.

Evidentemente la jueza de Talavera de la Reina no está en ese grupo de interesados por la comprensión del problema de violencia de género. Como resultado tenemos a María Retana: mujer, víctima de malos tratos y revictimizada.

174 puñaladas. Permitanme que les ayude a imaginarlo

Puede que alguien piense que no es preciso recrearse en detalles respecto a la brutalidad  a la que se puede llegar en los casos de violencia contra las mujeres, pero si los relatos de las supervivientes dan escalofrió,  los de los médicos forenses que certifican lo que ya no pueden contar, debería  sacudir conciencias y presupuestos ministeriales. El último caso refiere que el cuerpo de María Dolores presenta 174 puñaladas.

Permitanme que les ayude a imaginarlo:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Por fin: Plan Integral de lucha contra la trata.

La Vicepresidenta De la Vega anuncia que el Gobierno aprobará en las próximas semanas un “Plan Integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual”. El Plan, que se pondrá en marcha a principios de octubre viene siendo un asunto urgente, demandado, necesario.Desconocemos las líneas de actuación de este Plan que tratará de combatir la esclavitud en el siglo XXI. Suponemos que tendrá un enfoque multidisciplinar y que implicará a la sociedad civil para implementar acciones preventivas y de reparación del daño.

En España en 2005, se impusieron tan solo 150 condenas por tráfico de personas; evidentemente irrisorias viendo la multitud de mujeres que son exhibidas y alquiladas por los proxenetas en el territorio español. A Antonio Maria Costa, director de la ONUDD le resulta precocupante no contar con datos fiables relacionados con el problema, aunque se atreve a indicar que “el número de personas traficadas con fines de explotación sexual “alcanza con toda seguridad millones (de personas)”. Por tanto, es evidente que una de las cuestiones que el Plan ha de zanjar es disipar la ignorancia sobre el impacto del problema en España, facilitando datos fiables y haciendo accesible la información sobre el número de víctimas o el de mujeres a las que se proporciona ayuda… detallando de qué tipo y eludiendo de paso los modos oscurantistas y pregoneros del Ayuntamiento de Madrid que apenas ofrece resultados de su cacareado Plan contra la prostitución.

Naciones Unidas ya nos ha indicado que casi todos los países del mundo están afectados por el tráfico de personas y que España es uno de los destinos más comunes de las víctimas,  con este panorama parece evidente, la urgencia de enfrentar este problema. La tarea es ambiciosa, complejísima y puede resultar ineficaz si no se inserta en una política global sobre los flujos migratorios.

Solos/as no podemos, pero es importante no perder de vista todas las estrategias sabiendo que una de las fundamentales sera incluir iniciativas para la reducción de la demanda poniendo el acento en la responsabilidad de los clientes. La otra cuestión fundamental son los derechos de las víctimas.

Katheleen Barry en su trabajo “Exclavitud sexual de la mujer” ya indicaba que  “el tráfico de mujeres, como el de drogas o el mercado negro de bebés, depende de la demanda”. Este es otro caso donde el origen del problema esta identificado…ahora solo es preciso atreverse a decirlo en público.

“El triunfo del 1 de octubre”

Verano de 2006. Estamos a dos meses de la conmemoración del 75 aniversario del sufragio femenino en España. Al introducir en la sección de “busqueda de noticias” de Google las palabras “Clara Campoamor”, no aparecen enlaces a  actos de reconocimiento a la diputada española que luchó, por el derecho al sufragio femenino, desde su escaño del Congreso durante la II Republica.

Los enlaces muestran asuntos más prolijos relacionados con la vida cotidiana de pueblos y ciudades, tales como el “cierre de la calle Clara Campoamor por obras del metro en Sevilla” o refieren actividades veraniegas en los colegios que dieron su nombre en recuerdo de la sufragista española. He aquí la importancia del reconocimiento en forma de denominación: de calle, colegio, plaza, mercado, centro cultural o  casa de campo. Tomen nota concejalas y ministros, alcaldes y asociaciones.

En 1931, Campoamor conquistó para las mujeres españolas el derecho a ser electoras, sacando adelante el artículo 36 de aquel texto constitucional que reconocía que: “los ciudadanos de uno y otro sexo mayores de 23 años, tendrán los mismos derechos electorales, conforme determinen las leyes”.

Ayer en los cursos de verano de El Escorial, Amelia Valcarcel disertó sobre Clara Campoamor. Lo hizo emocionadamente, como no puede ser menos cuando se trata de hacer consciente a un joven auditorio de la hazaña de Campoamor; además racionalmente: deleitándonos con el análisis de las actas parlamentarias que dejaron constancia del debate. Explicó Valcarcel, que Clara Campoamor “ganó el voto y perdió su futuro político”. Refirió cómo no se conformo ni acomodó en la “dinamica de las excepciones” y cómo sin contar con el apoyo de un inexistente feminismo agitador, convirtió el ejercicio del derecho a voto, en un incontestable derecho de ciudadania de las mujeres españolas. 

Ahora, a la vuelta del verano, colegios, escuelas, institutos, concejalías, centros culturales, padres, madres, abuelas, diputadas, ministros/as y presidentes del gobierno tienen la misión de recapitular y conmemorar mostrándonos lo que históricamente ha significado “el triunfo del 1 de octubre”.

Nos matan los Mercados Municipales a Garrote Vil

“una costumbre indica mucho más el carácter de un pueblo que una idea”.
Pio Baroja

La Plaza de la Cebada  tiene de particular que es un espacio del Madrid extramuros del siglo XV, donde se emplazaba la venta de cereales y otros productos. Su nombre ejemplifica el perfil agrícola de la sociedad madrileña hasta bien entrado el XIX. También fue lugar de ferias que se convirtió -supongo que por su nutrida concurrencia- en lugar de ejecuciones.

Sabemos que las medidas ejemplarizantes precisan de despliegue de medios propagandísticos  para cumplir la función de aleccionamiento. En esta plaza, ahorcaron al general Riego y un 6 de noviembre de 1837 a Luís Candelas bandolero madrileño que robaba, según él, en un ejercicio de reequilibrio de la fortuna mal repartida, fue ejecutado a Garrote Vil.

En Madrid, ya no se ajusticia a personas pero la ciudad y sus identidades puede que mueran en breve espacio de tiempo por asfixia.

Mientras ciudades como Barcelona, Estocolmo o París refuerzan, alientan, promueven y dan valor a sus señas de identidad, el Ayuntamiento de Alberto RG  hace que Madrid pierda carácter.
En Madrid, tenemos un alcalde que trafica sin tapujos con los estilos de vida que le son propios a esta ciudad.

Alberto RG, ha iniciado la carrera por desposeer a los barrios del centro urbano de los Mercados  Municipales, esos espacios de convivencia que marcan “estilo de vida” ya que marcan “estilo de consumo”, es decir, determinan como comemos, bebemos, compramos y gastamos.

Los Mercados Municipales relacionan humanamente a las personas que participan en la compra y venta de bienes y servicios. Un Ayuntamiento que promueve un modelo de consumo en el ámbito del Mercado Municipal refleja unas actitudes, valores y visión del mundo hecho a escala del individuo, es un Ayuntamiento que favorece la dinámica de las relaciones ciudadanas saludables.
Dicen los gallardos cronistas, que el Mercado de la Cebada no ha evolucionado para dar respuesta a las nuevas demandas y que por eso, el histórico mercado de La Latina pasara a ser ¡un centro comercial! : tres plantas que aglutinaran tiendas, restaurantes, cines, etc. No tengais duda: ¡quien quiere cambiarnos la forma en que consumimos quiere cambiarnos la forma en que nos relacionamos!.

Alberto RG quiere que Madrid salte del costumbrismo de Álvarez del Manzano a un consumismo de Gran Almacén. Estamos ante un Ayuntamiento obediente y subordinado a los intereses y la política de Gran almacén -¿sinónimo ya de Gran Capiltal?–  Estamos ante un Ayuntamiento servil con los poderosos que no ofrece propuestas a los individuos, ni sirve a los intereses de los madrileños/as.
Madrid necesita proyectar unos Mercados Municipales competitivos, adaptados a los nuevos usos del tiempo, con facilidades para la engorrosa movilidad madrileña y que promuevan un asociacionismo que enfrente la competitividad de precios. Lo que no necesitamos es más Albertos con “vara de mando” puesta al servicio del libre mercado.

Mientras otras ciudades recuperan los Mercados Municipales (y cabe hacer mención a la remodelación del Mercat de Santa Caterina en Barcelona)  adaptándolos a las nuevas situaciones sociales, recuperando alternativas de vida y ofreciendo especialidad a los consumidores y los ciudadanos/as, Madrid, por inacción deja morir sus mercados y les arrastra a un declive especulativo.

Es hora de que las plazas públicas y las puertas de los mercados sirvan para la pedagogía ciudadana.

Hagamos despliegue de medios para explicar lo que viene a usuarias y clientes, comerciantes y ciudadanía en general. Quizás este sea un modo para evitar que nos maten los Mercados Municipales a garrote vil.

Educación sexual para decidir

Argentina bulle reclamando a la Suprema Corte de Justicia bonaerense que permita abortar a una niña discapacitada mental, de 19 años, que está embarazada producto de una violación. Estos casos, son la punta que hace visible el férreo control de las mujeres en sociedades que se auto-denominan democráticas. Yo no las reconozco.
Todo el  movimiento feminista de América Latina está inmerso en la reivindicación de los derechos reproductivos. Su slogan, su lema, su consigna lo pide todo: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”

El orden de las acciones (educación, anticonceptivos, aborto) es importante porque eludir o escabullirse de cualquiera de los primeros aboca irremediablemente a la intervención quirúrgica.

En los países donde se ha regulado la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) posiblemente el problema es otro: la trivialidad con que las administraciones y el sistema educativo declinan su responsabilidad de informar preventivamente a las y los jóvenes, para una sexualidad responsable que evite desde embarazos no deseados a infecciones indeseables. De esto saben mucho en España los integristas Cañizares y Rouco-Varela (recuerdo inmemoriam para Mª Jose Urruzola) y en todo el mundo la Iglesia Católica y otros integrismo (judío, católico o musulmán) que realiza campañas virulentas y sistemáticas contra la educación sexual, el acceso a métodos anticonceptivos y cualquier avance o ideología que permita a las mujeres  acceder a informaciones y métodos que les permitan dar más opciones a sus vidas
En España, el reciente Informe sobre la interrupción voluntaria del embarazo y los métodos anticonceptivos en jóvenes nos muestra que esta situación de imprevisión provoca que, miles de mujeres se vean obligadas a recurrir a la IVE. ¿Quién es finalmente el responsable? Posiblemente pudiésemos hacer una escala de responsabilidad que correlacionaría con el orden de la reivindicación de las campañas de las feministas latinoamericanas y que va desde sistemas que no educan a  gobiernos que esconden, dificultan o prohíben el acceso a los medios farmacológicos de control. En el final de la escala estarán las insensatas, que existen, aunque me atrevo a decir que son una minoría. Pero, lo que de verdad no pienso eludir, es que también se produce un uso cómodo, simple y androcéntrico de la sexualidad por parte de los varones… un uso, qué un gran número mujeres aun no tiene capacidad de condicionar.

Esperanza y memoria

El 24 de junio es el de la noche de San Juan, noche de griterío y bulla, estruendo de hogueras y confusión de aquelarre.

Pero la mañana ha sido sosegada con calor a la sombra y palabras esperanzadas que han aleteado por las plazas del Madrid más íntimo.

Rosas Blancas por la Paz convocó de nuevo. Es la segunda cita de una campaña para la esperanza. Una campaña que ha generado muchas simpatías y alguna irritación que ha llevado a los animadores de las campañas de la derecha al remedo triste e irascible.

Es necesario dejar claro que lo tenemos todo en la memoria, por eso, presumir que movimientos como Rosas Blancas por la Paz pretenden olvidar Hipercor, a Tomás y Valiente, Miguel Ángel Blanco o Ernes lluch, es una infamia que persigue el descrédito de la iniciativa… pero es solo ignominia. En este proceso, sería conveniente no olvidar que arrastramos la herida del terrorismo y ¡sería conveniente no eludir que hay conflicto, enfrentamiento y hostilidad en amplios colectivos de la sociedad vasca!. 

Pero mientras los encargados del proceso analizan y trabajan, más mujeres se suman a la iniativa y varias organizaciones están ya construyendo una plataforma de apoyo.

Decía el ensayista inglés Samuel Johnson que “donde la esperanza no existe, no puede existir el esfuerzo”. Las personas que hemos iniciado este acompañamiento al proceso de negociación vamos a  esforzarnos por tener un movimiento dinámico, vivo, creciente. Tenemos grandes esperanzas y por lo tanto haremos todos los esfuerzos. Quedamos emplazas/os para el 24 de julio.

Terapia para las personas y los pueblos.

El Partido Popular está desarrollando un estilo enfermizo de la política: el insulto permanente. Es un estilo obsesionado, consecuencia de la actitud de unos dirigentes que se niegan a reconocer su fracaso y se atrincheran en la derrota. El PP está dispersando la responsabilidad e imputando a acontecimientos externos todo lo malo que le sucede. Mientras este partido no asuma su fracaso y reflexione sobre los tropiezos de su último gobierno, estará bloqueado. Los que precipitaron su hundimiento estaban en la sede de la calle Génova antes de marzo de 2004… siguen allí.

Está claro que la insinuación permanente de que existe una conspiración planetaria contra el PP solo es la manera en que Zaplana, Aceves y el distante Aznar eluden la crítica y la responsabilidad. El inconveniente es que quieren meternos en el círculo vicioso del litigio permanente que implica obstruir la política por la vía de porfiar en un solo problema. Puede que un sector muy pequeño de la ciudadanía esté entrando a ese trapo, pero el resto, se levanta cada mañana y se incomoda con sus particulares atascos (gástricos, económicos o automovilísticos) y le aburre y asquea esa estrategia de la oclusión.

El problema es cuando se está dispuesto a inocular el veneno del odio y el resentimiento. En esa estrategia se enmarca la utilización de las víctimas del terrorismo como patrimonio particular.

Yo desconfío. Sé que no olvidar dignifica, pero la memoria no debe pervertir el futuro ni servir para reavivar sufrimientos. La sociedad española precisa también de estrategias terapéuticas contra las tensiones y la animosidad.

Terapia para las personas y los pueblos. Terapia que no condene a rumiar permanente y morbosamente el dolor… y que permita construir vidas en paz. Muchas personas, desearíamos que no se desaproveche la ocasión de parar la barbarie de la bomba y el tiro en la nuca. No es justo que estos deseos sean calumniados.