Warning: A non-numeric value encountered in /var/www/vhosts/angelesalvarez.com/httpdocs/wp-content/themes/the-democracy/framework/include/kode_front_func/kode_loadstyle.php on line 17

Warning: A non-numeric value encountered in /var/www/vhosts/angelesalvarez.com/httpdocs/wp-content/themes/the-democracy/framework/include/kode_front_func/kode_loadstyle.php on line 17
El velo es una marca – Ángeles Álvarez

Warning: Illegal string offset 'header-background' in /var/www/vhosts/angelesalvarez.com/httpdocs/wp-content/themes/the-democracy/framework/include/kode_front_func/kf_function_utility.php on line 1158

Warning: Illegal string offset 'header-background' in /var/www/vhosts/angelesalvarez.com/httpdocs/wp-content/themes/the-democracy/framework/include/kode_front_func/kf_function_utility.php on line 1158

El velo es una marca

El velo es una marca

monjasCuando la iraní Shirin Evadí recogió el Premio Nobel de la Paz con su cabeza descubierta se revolvieron los altos jerarcas del clero chii.

Fue un desafío que celebramos muchas mujeres. En general, celebramos y apreciamos estos pequeños gestos que representan la revuelta femenina contra unas jerarquías religiosas que condicionan la vida de miles de mujeres en cualquier parte del mundo.

Fue un desafío porque expresó, consciente y militante, su rechazo a la imposición de una prenda que la argelina Wassyla Tamzali ha denominado “el símbolo del sometimiento de las mujeres”.

Sabemos que es preciso poner límites a las tradiciones cuando estas atentan contra los Derechos Humanos, y por tanto, la primera reflexión reclamaría identificar qué prácticas son instrumento de dominación de determinado colectivo, grupo, o sexo. Mujeres como Tamzali saben que “se empieza por taparse el cabello y se continúa por no poder ser tratada por un médico”.
Las tradiciones que segregan son intolerables en una sociedad democrática. En Madrid lo sabemos muy bien y por eso denunciamos lo que la “in-liberal”  Aguirre hace cuando financia generosamente colegios religiosos del Opus Dei que separán a los alumnos por sexos.
En España miles de niñas y mujeres hemos sufrido el adoctrinamiento en las escuelas católicas y hemos exigido liberarnos de sus dogmas restrictivos. Es desde esa misma posición como debemos manifestarnos en relación al uso del velo en las escuelas.

Lo explicó muy bien Wassyla Tamzali en el “Feminario sobre Derechos Humanos de las Mujeres” cuando nos hacia reflexionar sobre el hecho de que, para nosotras, como principales víctimas de las autocracias religiosas en cualquier parte del mundo, no vale el argumento que “teme que se estigmatice al Islam”. No valen alharacas de mala conciencia ya que en occidente quienes luchamos por los Derechos Humanos de las Mujeres lo hemos hecho sin temor a “estigmatizar al cristianismo”.

En este tema, es más urgente plantearnos el apoyo a las mujeres que no quieren ir cubiertas u ocultas -y a las que se imponen esas prácticas- que defender los argumentos de algunas jóvenes musulmanas que usan el velo como “respuesta de resistencia a la cultura dominante”. Lo usen como lo usen  el significado que tiene lo aporta Eugenio del Río cuando indica que  “el pañuelo escinde, segrega, asigna un papel menor, inferioriza. El hiyab no es una prenda unisex; es un atuendo específicamente destinado a las mujeres; es una marca”.

Por tanto, no nos distraigamos y evidenciemos que por un lado Aguirre con su apoyo a los colegios del apartheid de género y por otro quienes promueven sin espíritu crítico el respeto al uso del velo, se alinean a favor de elementos normativos que impiden vivir la igualdad en un espacio mixto de -y para- hombres y mujeres.

Comments

11 Recent Comments

  • Pingback : Ángeles Álvarez: hay que “estigmatizar al cristianismo” « OPUS PRIMA El blog de Joan Figuerola

  • Anónimo

    En vez de utilizar la foto de Audrey Hepburn en «Historia de una monja»hubiera sido mas real poner la de Teresa de Calcuta,Audrey fue una luchadora por el bienestar de mujeres y hombres y al ser un personaje cinematografico se desvirtua el ejemplo!Y comparto el texto del articulo!

  • Ángeles Álvarez

    aNONIMO… TOMO NOTA Y PROCEDO A CORREGIR. 🙂

  • montserrat boix

    Plenamente de acuerdo Ángeles. De manera cíclica nos toca posicionarnos en estos temas. A mi estos días en la tele me impactó la mirada del padre aseverando y reforzando el discurso de la chica reivindicando «su derecho al hijab». Esta claro que no es un tema particular ni casual. Es un pulso en el que nos jugamos mucho más que el respeto a la interculturalidad que no puede pasar por «oficializar» el ocultamiento de las mujeres. Por mucho que algunas digan que se ocultan «libremente».

  • Carmen Zurita

    Claro y breve, gracias por la reflexion. La comparto totalmente!

  • Dante

    Aunque comparto que la mujer está oprimida por la mentalidad islámica, no veo tan claro que haya prendas que por sí mismas signifiquen o realizen esta opresión. Me explico: Eugenio del Río dice que «el hiyab no es una prenda unisex; es un atuendo específicamente destinado a las mujeres; es una marca.» Pero ¿toda marca es inferiorizante? En culturas como la nuestra (escribo desde América Latina) las mujeres indígenas llevan amplias y coloridas faldas que lucen especialmente en las danzas folklóricas. Estas faldas no son, evidentemente unisex, son específicamente destinadas a las mujeres, es decir: son una marca. Pero no veo cómo eso signifique que tanta belleza sea al mismo tiempo algo malo. Las mismas danzas perderían mucho si no estuviesen esas faldas (lo mismo si todos los hombres las usaran, o si las parejas unas usaran y otras no…). Creo que no toda diferencia es inferiorizante.

    Otra reflexión que me suscita tu artículo es que, si miramos bien, nuestro mundo está lleno de estas marcas: de ropas identificadas con grupos, cargos, rangos. ¿Habrá que eliminarlas también? Porque después de todo, el que alguien use una prenda que yo no puedo usar me está dejando afuera: está diciendo que yo no cumplo con unos requisitos que, en el fondo son arbitrariedades de la cultura.

    Finalmente, volviendo al velo: hay que pensar que el origen cultural del velo es el simbolismo cultural del cabello. Porque lo que precisamente tapa el velo es el cabello: un atributo de la belleza femenina por excelencia. Sólo tengo preguntas al respecto: ¿qué será más liberador para la mujer: dejar ver una hermosa cabellera o cortarse el pelo lo más corto posible? (sin alusiones personales).

  • María Regina

    Definitivamente, prefiero tu equidistancia un poco cogida por los pelos (nunca mejor dicho) a la parcialidad del señor ministro gabilondo (todo con minúsculas, sí) a quien sí preocupa herir la sensibilidad de los varones musulmanes y de las hembras musulmanas alienadas (lo de «hembras» está dicho a propósito y con mala baba, sí. Lo de alienadas es un hecho objetivo) obligándoles a contemplar crucifijos y libidinosos cabellos femeninos, pero a quien no preocupa nada herir la sensibilidad de las hembras occidentales, cristianas o no, a quienes, a poca sensibilidad y cerebro que tengan, no les hiere la visión, ni de crucifijos, ni de medias lunas, ni de estrellas de David, ni de estatuas de Buda, pero sí les hiere que unas autoridades presuntamente progresistas no den facilidades a las menores para que puedan optar por no ser unas adultas alienadas que tienen problemas para asumir su femineidad y su sexualidad sin culpas. Simplemente eso, optar. Si se las permite optar porque las han obligado a probar «lo otro» en clase, aunque en horas no lectivas se vuelvan a cubrir sus partes pudendas (porque eso hacen), lejos de coartar su libertad siendo menores, las enseñaremos a optar por ser unas adultas libres, que prescinden del velo, o que se lo ponen, de verdad, por gusto personal. Libres hasta para elegir su propia alienación, aun pudiendo elegir otras cosas, porque las autoridades estarían ahí para defenderlas y protegerlas, pero, ¡ojo!, no para inculcárselo a sus hijas, y para impedírselo deberían estar también ahí las autoridades progresistas, «feministas», occidentales o simplemente civilizadas, que por lo visto, ni están ni se las espera, Ministerio de Igualdad incluído, que está por sobrecargar de trabajo a los clítoris cristianos (¡venga de orgasmos desde los 12 añitos o así!) pero que no pone objeciones a que se criminalice, o «simplemente» se extirpe a los musulmanes. Además, si las madres y los padres no pueden meterse en los abortos de sus hijas, por aquello de que a lo mejor son antiabortistas, con más razón en esto, porque podrían ser contrarios a los cabellos al viento ¿No os parece?

    Lo de que el señor ministro ponga el respeto a presuntas identidades culturales y presuntas normas religiosas por encima del derecho a la propia identidad individual, y lo de que determinados colectivos puedan saltarse los reglamentos, normas, leyes y Constituciones, de facto, si les vienen mal para lo suyo, como no me pilla de sorpresa, porque es un clásico de este gobierno, ya ni lo comento.

    Y esto es lo que hay, hermana. Yo, como no estoy sujeta a disciplinas de partido ni gaitas, digo lo que me da la gana…aunque las disciplinas de partido se pueden romper si está en juego la libertad de elección y la dignidad de las mujeres, pero así, de una en una.

    Y lo cierto es que aquí están empezando a estar en juego demasiadas cosas que deberían ser cuasi-sagradas, pero como vamos hacia el Estado laico, ya ni las libertades individuales son sagradas, si eso, lo que decida Allah, su profeta y sus imanes.

  • kdista

    ¿Nieves que opinas del problema de Najwa Malha? ¿no es discriminatorio ir contra las normas y permitirle el acceso a su colegio con velo cuando cualquier otra niña española no puede ir a clase con gorra o incluso que se de el caso que alguna quiera ir con burka?¿por que no ha opinado la madre y solo el padre lo hace?

    un saludo.

  • kdista

    Sería decepcionante pensar que no contestas a mi anterior comentario por disciplina de partido. ¿o postergamos el problema para cuando alguna chica quiera entrar al colegio con burka, al igual que ha pasado en Francia?

    un saludo.

    • Ángeles Álvarez

      yo solo contesto los mensajes que no estan firmados anonimamente. Mi opinion en esta materia es conocida, esta publicada y abalada suficientemente. Los bebates los mantengo con personas con nombre apellidos y DNI. Asi estoy yo en la Red … por tanto en igualdad de condiciones lo que quieras. Saludos

  • Pingback : El velo sobre la mujer « Latin and christian woman

Leave a Reply